Azucarera Española compra Laboratorios Boiron

  Es por todos conocido que el laboratorio homeopático Boiron no atraviesa por sus mejores momentos. Tras varios años de descenso en el uso de la homeopatía, el año 2016 ha sido especialmente desastroso para el laboratorio francés, que sufrió una bajada en las ventas del 14% sólo en nuestro país. Quizá la gente haya comenzado a perder la fe en esta pseudoterapia tras 200 años de ineficacia, pero sin duda el constante trabajo de asociaciones como FarmaCiencia, Círculo Escéptico o  ARP-SAPC comienzan a dar resultados y a calar en la sociedad. 

  Pararelamente a la caída en las ventas de Boiron, la empresa española Azucarera, perteneciente al grupo Grupo AB Sugar  (primer productor de azúcar a nivel mundial) ha experimentado un enorme crecimiento. La empresa ha decidido ampliar su mercado en sector que ya le es familiar, la venta de productos homeopáticos. La empresa matriz a la que pertenece azucarera ha adquirido el 51% de las acciones de Boiron, por lo que con esta inversión toma el control del principal fabricante mundial de homeopatía.  La citada empresa consigue dar así salida a su sobrante de azúcar, fruto de un excedente en la producción de remolacha azucarera.

  En un escueto comunicado de prensa, Franz Hartmann , director comercial de la compañía a anunciado que están planeando introducir homeopatía en los productos alimenticios que la empresa fabrica. 

  Se está estudiando lanzar al mercado dulces navideños homeopáticos que alivien la melancolía que algunos sufren en estas fiestas, bollicaos que mejoren en rendimiento escolar, piruletas que aumenten las defensas y vuelva inmunes a los infantes. Las posibilidades de los alimentos azucarados enriquecidos con homeopatía son casi infinitas…

  Esperamos que os haya divertido la noticia: obviamente es falsa. Os deseamos un feliz Día de los Inocentes. Aunque desde FarmaCiencia abordamos las pseudoterapias con un toque de humor, os recordamos que no son ningún juego y que causan daños graves en la salud de quienes caen en sus garras. 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *