Colágeno genérico

colágeno

  Los suplementos de colágeno, con ácido hialurónico u otros complementos, son unos de los complementos alimenticios más demandados en farmacias, parafarmacias y herbolarios. Estos complementos alimenticios (sin indicaciones terapéuticas aprobadas) aseguran protege, regenerar articulaciones, aliviar el dolor, fortalecer músculos, huesos e incluso reducir las arrugas de la piel. Con todos estos beneficios, ¿quién no querría comprar este producto? Sin embargo, lo que la mayoría de pacientes desconocen (los farmacéuticos por lo general sí lo saben, aunque los vendan) es que estos productos no sirven en realidad para nada. 

Colágeno: estructura y función.

  El colágeno es una proteína pequeña, compuesta por un conjunto de tres cadenas polipeptídicas (de unos 1.000 aminoácidos por cadena), agrupadas en una estructura tridimensional helicoidal. Estas cadenas son muy ricas en los aminoácidos prolina, lisina y especialmente glicina. 

colageno gelatina

 

 El colágeno es la proteína más abundante del organismo (25%) y es constituyente fundamental de tejidos conjuntivos, como la piel, los tendones y el hueso, donde realiza una función estructural dando soporte y resistencia. Entendemos por colágeno a toda una familia de proteínas, relacionadas entre sí pero con origen genético diferente. Existen más de 20 tipos de colágeno en los mamíferos con ligeras diferencias entre ellos. 

Todo el colágeno que existe en tu cuerpo ha sido creado en tus propias células, ni una sola fibra de colágeno de tu organismo la has obtenido a través de la dieta. 

Absorción y biodisponibilidad del colágeno

  La absorción del colágeno es casi completa, sin embargo su biodisponibilidad es nula. Esto quiere decir que no vas a absorber el colágeno tal cual, sino que se va a destruir en el tracto digestivo y sólo absorberás sus componentes fundamentales: los aminoácidos. Esto mismo no sucede sólo con el colágeno, sino con todas las proteínas: imagina qué desastre si tuviésemos circulando por nuestro organismo proteínas funcionales de otros seres vivos…

 Con estos aminoácidos tu organismo elaborará otras proteínas u obtendrá energía, estas proteínas no tienen porqué ser como la de partida, ya que que los aminoácidos, al igual que el agua, no tienen memoria… Además, el colágeno es una fuente proteica muy pobre, ya que carece e todos los aminoácidos necesarios para sintetizar proteínas. 

  Lo mismo sucede con el ácido hialurónico, macromolécula polisacarídica aún más grande que el colágeno . El ácido hialurónico no puede atravesar la barrera intestinal como tal y es degradado enzimáticamente hasta la obtención de azúcares simples o disacáridos. Estos azúcares no se emplearán necesariamente para producir nuevo ácido hialurónico, la mayor parte de ellos serán destinados a cumplir una función energética. 

¿Es necesario ingerir  colágeno en la dieta?

  En absoluto. Para sintetizar todas tus proteínas el organismo sólo necesita ingerir sus componentes fundamentales: los aminoácidos. Ni siquiera es imprescindible que estén todos presentes, a tu cuerpo le llega con tener la suficiente cantidad de los llamados aminoácidos esenciales. Piense en una persona vegana: no consume ni un gramo de colágeno y sus articulaciones serán tan buenas como las tuyas.

  La idea de «si como colágeno tendré mejores articulaciones» es tan absurda como creer que si comes pelo te crecerá más pelo, que si comes sesos tendrás más memoria o que si comes el corazón de un león serás más valiente.

colágeno

¿Y qué dice la ciencia sobre el colágeno?

  La mayoría de estudios publicados sobre la suplementación oral con colágeno para tratar el dolor osteoarticular son una farsa.  Efectivamente hay estudios «científicos» publicados favorables al colágeno, todos con muestras de tamaño insuficiente, con diseños intencionadamente sesgados y con un claro conflicto de intereses . 

  Esta opinión no es sólo nuestra,  es la misma que mantiene la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) que no permite atribuir propiedades saludables a estos productos. Es por ello que se ven obligados a añadir otros productos como magnesio, cinc, vitamina C, que sí tienen autorizadas diversas menciones a propiedades saludables. 

¿Y por qué a mí me hace efecto?

  Hay muchas razones que podrían explicar porqué algunas personas perciben un beneficio o alivio del dolor cuando toman estos suplementos. Podría ser debido al efecto placebo, a regresiones a la media o fruto del azar.  Pensemos que también hay personas que creen que les surte efecto la homeopatía, el reiki o la acupuntura, todos ellas pseudoterapias  sin la menor efectividad que se sirven de potenciar el efecto placebo. 

Conclusión:

  Si después de leer todo esto no has quedado convencido y quieres probar o seguir tomando un suplemento de colágeno nos parece de lo más respetable.   Permítenos solo una sugerencia: 

 El colágeno se obtiene principalmente de los desperdicios de los mataderos (de esos restos de  animales que no sirven ni para hacer nuggets)   o de desechos de la industria pesquera (bajo el nombre de colágeno marino). Existen fuentes alimentarias mucho más apetecibles y económicas de consumir colágeno como los callos a la madrileña, el bacalao al pil-pil, una fabada, un cocido gallego o simplemente una gelatina. 

Bon apetit. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.More information on Akismet and GDPR.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.