Arándano rojo

arándano rojo

DESCRIPCIÓN BOTÁNICA

Nombre científico: Vaccinium Macrocarpon  Aiton

Nombres vulgares: Arándano rojo americano, cranberry

Familia: Ericaceae

Parte utilizada: la parte de la planta que se utiliza en la industria es el fruto, el cual es de tipo baya y presenta una pulpa blanca, seca y astringente.

Origen y localización: Es nativa del este de Estados Unidos (antigua Nueva Inglaterra, que abarca el actual territorio  entre el estado de Carolina y Canadá). El fruto fue utilizado por primera vez por los nativos americanos alrededor de 1550. Descubrieron las aplicaciones que tenía  tanto en la alimentación como en la medicina y en la elaboración de tintes.

Descripción General: La planta es un arbusto enano o enredadera leñosa, de tipo perenne, de crecimiento lento y con una altura de 10 a 20 cm. Los tallos de la planta son rastreros, delgados y presentan una longitud hasta de un metro. Las raíces son muy finas y fibrosas y carecen de pelos radiculares, por lo que suelen asociarse con hongos formadores de micorrizas.1

USO TRADICIONAL

  Los nativos americanos utilizaban los arándanos rojos como conservantes para la elaboración del Pemmican, un producto que utilizaban como alimento en viajes largos ya que consistía en una mezcla seca de grasa animal y de fruta, un precursor de los alimentos deshidratados. También utilizaban los arándanos como remedio para desinfectar heridas, para reducir los dolores causados por indigestiones y para higiene bucal y dental. Los balleneros y marineros estadounidenses evitaban el escorbuto en los largos viajes consumiendo arándanos por su alto contenido en vitamina C.

  La primera vez que se cultivó con éxito el arándano rojo fue en 1816 por el capitán Henry Hall. En 1871 se formó la primera asociación de productores de arándanos en los Estados Unidos y se comenzaron a cosechar aproximadamente 40.000 hectáreas de cultivo de arándanos al año. En 1970, el jugo de arándano fue reconocido como la bebida oficial del estado de Massachusetts.2

COMPOSICIÓN QUIMICA

  Los arándanos presentan un amplio espectro de sustancias bioactivas3:

  1. La pigmentación roja del arándano se atribuye principalmente a la presencia de 6 antocianinas que se encuentran principalmente en la piel.  El contenido de antocianina es inversamente proporcional al tamaño de la fruta  y  directamente proporcional a la actividad antioxidante.  Varía de 25 a 100 mg por 100 g de fruto en función de la variedad, el clima y el tamaño del fruto.
  2. Proantocianidinas ( PACs). Los oligómeros PAC del arándano, también denominados taninos condensados o poliflavan-3-ols, están predominantemente formados por unidades de elongación de catequina. En el año 2000 se identificó una proantocianidina de tipo A que inhibe la adherencia a las superficies celulares del tracto urinario de una cepa uropatógena de tipo P de Escherichia coli. Las PAC son capaces de inhibir también la adhesión de tipo 1 (atribuida a fructosa) de cepas de E.coli. Esta adhesión a las células epiteliales se debe a unas proteínas denominadas adhesinas que se encuentran en las fimbrias de la bacteria que las convierte en patogénicas. Las proantocianidinas de tipo A parecen ser responsables de la acción antiséptica y antibacteriana del arándano.
  3. Flavonoles. Los flavonoles principales son las galactósidos, arabinósidos y rhamnósidos . El arándano contiene más de 20 flavonoles distintos, con proporciones relativas que difieren entre variedades de arándano. El contenido total de flavonol en el arándano americano está en el rango de 20 a 40 mg/100g.
  4. Ácidos Orgánicos. Ácido quínico, ácido cítrico y ácido málico. Los arándanos son altamente ácidos, con valores de pH de en torno a 2.5. El ácido benzoico, un compuesto con actividad antibacteriana que se metaboliza a ácido hipúrico, con propiedades antibacterianas, aparece en cierta cantidad en las frutas de arándano. Puede aparecer en cantidades mayores en preparados de arándano americano y puede no estar en otros preparados. Hay  investigaciones  más recientes realizadas que sugieren  que los ácidos orgánicos y sus metabolitos podrían tener un papel importante en la actividad antiadhesiva del arándano  aunque se necesita confirmación.4
  5. Vitaminas. Contiene vitamina C, vitamina E y también vitaminas B.
  6. Aceites Volátiles. El arándano americano contiene aproximadamente 0.00011% de aceites volátiles consistentes en ≥68 componentes incluyendo monoterpénicos, diterpenos y otros terpenos los cuales contribuyen en gran medida al sabor y al aroma.
  7. Azúcar y carbohidratos complejos. El azúcar aparece en concentraciones de 1.1% de fructosa y 4.3% de glucosa. La fracción de fibra soluble en el arándano contiene sacáridos oligoméricos con unidades monómeras mayoritariamente de arabinosa, glucosa, galactosa y rhamnosa, con menores cantidades de xilosa y manosa. Las interacciones entre los carbohidratos y los PACs resultantes del enlace covalente, dan lugar al PAC insoluble.
  8. Aceite de semilla. La semilla de arándano contiene ácidos grasos (~0.55%), siendo los más importantes el ácido linoleico, oleico, palmítico y linolénico.

EFECTOS E INDICACIONES

  El arándano rojo contiene un amplio número de componentes con potenciales efectos beneficiosos. Las PACs tipo A  condensadas son conocidas por su actividad de antiadhesión antibacteriana, las antocianinas por su actividad antioxidante y los ácidos orgánicos por su efecto antimicrobiano.  El principal y más conocido efecto del consumo de arándano rojo americano recae sobre el tracto urinario. Debido a la presencia de las PAC, el consumo de arándanos rojos contribuye a la prevención de infecciones del tracto urinario producida por adhesión de bacterias uropatógenas.  

  Aparte de en el tracto urinario, el arándano rojo tiene otros efectos  sobre el aparato cardiovascular, digestivo y sobre la cavidad oral:

  1. Cardiovascular: Múltiples mecanismos podrían contribuir a los efectos beneficiosos del arándano americano sobre la salud cardiovascular incluyendo efectos sobre la dislipemia, diabetes, hipertensión, inflamación, estrés oxidativo, disfunción endotelial, rigidez arterial y función plaquetaria.

– Dislipemia. Se han hecho estudios en animales y humanos que sugieren que las antocianidinas disminuyen el LDL e incrementa el HDL aunque el mecanismo de acción no es completamente conocido. Un ensayo clínico en población con dislipemia sugirió que las antocianinas inhiben la proteína transportadora de esteres de colesterol (CETP) lo cual daría como resultado un incremento de HDL-C. Actualmente es controvertido si la inhibición de esta proteína tiene o no un impacto sobre el riesgo cardiovascular.5

– Diabetes e hipertensión. Se ha comprobado en ratas anestesiadas que recibieron una infusión intravenosa de un producto diluido de zumo de arándano con efecto reductor  de tensión arterial a través de la vasodilatación inducida por óxido nítrico. También ha mostrado funcionar la prevención de hipertensión en hámsters con alta ingesta de grasas en la dieta. Un estudio in vitro sugirió que el extracto de arándano rojo inhibiría la enzima convertidora de la angiotensina lo cual tendría un impacto sobre la presión arterial. Sin embargo hasta la fecha  no se ha podido demostrar una reducción en la presión arterial en pacientes con diabetes  y con problemas cardiovasculares. Si se ha demostrado efecto del extracto de arándano rojo o derivados flavonoles  sobre la sensibilidad a la insulina reduciendo la glucosa en plasma en estudios in vitro con modelos de DM. Sin embargo, de nuevos los ensayos clínicos en humanos han fallado hasta la fecha en corroborar dicho efecto en vivo.6

– Estrés oxidativo. El aumento del estrés oxidativo y la modificación oxidativa de lípidos, proteínas y ácidos nucleicos contribuyen en la patogénesis de ateroesclerosis y otras formas de daño cardiovascular. Hay evidencia  que muestra la acción antioxidante in vitro y en vivo en modelos experimentales del arándano rojo y sus constituyentes bioactivos. El mecanismo no queda completamente claro y su acción sobre especies reactivas del oxígeno es controvertida. Ensayos clínicos han mostrado un aumento en la capacidad antioxidante plasmática con reducción de LDL-c en su forma oxidada en sujetos sanos tanto hombres como mujeres, así como en población sedentaria y mujeres con síndrome metabólico que tomaron zumo de arándano rojo. Sin embargo, permanece incierto cual es el beneficio de los principios bioactivos del arándano rojo en la disminución del daño oxidativo en lípidos o ácidos nucleicos, reflejados a través de biomarcadores como la F2-isoprostanes o 8- hydroxideoxiguanosina.7

– Inflamación.  La ateroesclerosis es una enfermedad inflamatoria, por tanto, hay un creciente interés para hallar agentes con propiedades antinflamatorias con acción sobre biomarcadores como PCR y otras citoquinas inflamatorias. Por este motivo se ha estudiado el papel del arándano rojo. Varios estudios in vitro sugieren que los componentes bioactivos del arándano americano suprimen la activación de macrófagos y células T expuestas a estímulos proinflamatorios. Este mismo efecto se cree responsable de los efectos favorables del zumo de arándano americano contra la enfermedad periodontal. Las antocianidinas tienen un efecto similar sobre células endoteliales de la microvasculatura. La mayor parte de los estudios  coindicen sobre este efecto antinflamatorio con disminución de biomarcadores en ensayos clínicos, aunque hay otros que difieren. Las diferentes  poblaciones y medicación de base a la que están expuestos este tipo de pacientes pueden tener que ver con los resultados contradictorios obtenidos.

 – Disfunción endotelial.  Estudios experimentales han mostrado efecto favorable de los componentes bioactivos del arándano rojo sobre la función endotelial y la biodisponibilidad del óxido nítrico (NO), un importante agente vasodilatador. Como mecanismo de acción se postulan la capacidad como agente antioxidante y una modificación especifica en la fosforilación de la NO sintentasa que daría lugar a un aumento en la producción de NO entre otras. Igualmente falta corroborar el efecto in vivo.

–  Rigidez arterial. La rigidez de la aorta central es un parámetro de creciente importancia y significado de la función vascular en relación con la hipertensión arterial y fallo cardiaco. Este parámetro se mide fundamentalmente a través de la velocidad de onda de pulso carotideo y femoral. Estudios clínicos estudiaron el impacto de la ingesta de zumo de arándano americano sobre diferentes factores de riesgo cardiovasculares incluyendo la rigidez arterial con resultados contradictorios, aunque los más relevantes y prometedores fueron además medidos en PWV (velocidad de pulso de onda), que es el que se relaciona más estrechamente con función cardiovascular7.

 –  Función plaquetaria. Es conocida la importancia de la agregación plaquetaria en los accidentes cardiovasculares agudos, como la angina inestable y el infarto agudo de miocardio. Agentes antiagregantes plaquetarios como la aspirina y el clopidogrel reducen el riesgo de enfermedad cardiovascular. Se sabe del efecto de otros polifenoles como el té y el zumo de uva sobre la agregación plaquetaria, pero hasta la fecha no hay ensayos clínicos empleando derivados del arándano americano. Un ensayo en animales demostró que una antocianidina presente en el arándano rojo, delfinidin-3-glucosido, inhibía significativamente la activación plaquetaria y la trombosis en ratones con lesiones carotídeas8.

  1. El arándano rojo también ha demostrado efecto anticancerígeno, antitumoral y protector anticaries, éste último a través de la reducción de S. mutans en saliva. Existen pruebas de que las PAC del arándano americano pueden impedir la adherencia de determinadas cadenas de bacterias responsables de la placa dental y la gingivitis en la cavidad oral 9. Existen también investigaciones que dan a entender que las PAC del arándano americano pueden impedir la adherencia de Helicobacter pylori a las células epiteliales del estómago10.

EFECTOS SECUNDARIOS E INTERACCIONES

  Se ha estudiado la interacción del arándano Americano con medicamentos habituales. Como resultado no se ha demostrado acción inhibidora sobre enzimas como CYP1A2, CYP2C9 o CYP3A4. Sin embargo si dieron resultados de inhibición de CYP3A en el metabolismo de Nifedipino tanto en ratas como humanos, sugiriendo que los componentes del arándano rojo son principalmente metabolizados en el hígado.11  En general, no se han observado efectos secundarios del consumo de arándano rojo tanto a corto como a largo plazo.

 

ESTUDIOS CLINICOS

  Un estudio de la doctora Howell en 2001, demostró la capacidad anti adhesiva bacteriana del extracto purificado de PACs sobre E. coli de fimbrias tipo P inicialmente en ratones y posteriormente  en humanos12. Otra investigación dirigida por McKay en 2015, midió las cantidades de derivados fenólicos en plasma y orina mostrando un elevado pico, más alto y precoz en orina que en plasma. Se pudo demostrar la presencia de PAC A2 en orina por primera vez. 13 Concluyeron haber demostrado la biodisponibilidad de componentes fenólicos en zumo de arándano Americano tras su consumo por humanos. Anteriormente se habían realizado estudios ex vivo tras el consumo de extracto de arándano en el que los PACs fueron prácticamente indetectables en orina.14 Además de la acción anti-adhesiva en el tracto urinario se ha hipotetizado también con su posible efecto anti adhesivo en el tracto gastrointestinal. Sin embargo, nuevos estudios sugieren diferentes mecanismos de acción del arándano rojo en su acción antibacteriana. En 2013, dos estudios relacionaron el efecto protector del arándano americano con la disminución de 8 proteínas en orina humana tras la suplementación con este fruto. El significado de estas proteínas no es del todo conocido. También se ha mostrado que la exposición de E. coli extraintestinal a PACs inhibe la invasión intraeritrocitaria, altera la estructura superficial de E.coli e incrementa la destrucción de esta bacteria por macrófagos15La gran mayoría de los ensayos clínicos parece indicar que el grupo poblacional que parece más favorecido es el de mujeres sexualmente activas con historia de ITU recurrente.

  Podemos concluir que la acción de PACs y sus metabolitos es más compleja de lo que se ha pensado hasta ahora y se requieren nuevos estudios para su conocimiento16.

COMERCIALIZACIÓN

  La AEMPS informó   que en virtud de una decisión de la Comisión Europea,  no tienen la consideración de producto sanitario el grupo de productos cuya acción principal es prevenir o tratar la cistitis basada en las proantocianidinas (PAC) del arándano rojo.  El 1 de agosto de 2018  cesó la puesta en el mercado como producto sanitario y hasta el 31 de diciembre de 2018, se podían  retirar las unidades que aún pudieran permanecer en el mercado. Desde esa fecha  no pueden llevar el marcado CE en su etiquetado.17

CONCLUSIONES

Hasta la fecha la mayoría de las investigaciones con arándano rojo americano consisten en ensayos clínicos observacionales mostrando resultados variables. La prevención y tratamiento de infecciones del tracto urinario han sido el principal objetivo de estudio dada su relevancia clínica. Un número similar de estudios con un número comparable de sujetos muestran sin embargo resultados igualmente positivos y negativos. Durante años hubo algunas pruebas de que el jugo de arándano podía reducir el número de IU sintomáticas durante un período de 12 meses, en particular en las mujeres con IU recurrente. Estudios realizados posteriormente han demostrado que el jugo de arándano es menos efectivo de lo que anteriormente se pensaba. Compararon los productos de arándano con el control o tratamientos alternativos, observando que había una tendencia pequeña hacia menos IU en los pacientes que tomaron el producto de arándano en comparación con el placebo o con ningún tratamiento, pero no fue un resultado significativo. Como resultado se ha llegado a la conclusión de que el jugo de arándano, actualmente, no puede recomendarse para la prevención de las IU. Los datos actuales  no muestran evidencia suficiente de validez como tratamiento. Otras  investigaciones han intentado demostrar la utilidad del arándano americano en las utilidades descritas anteriormente, como antioxidante, antiviral, anticancerígeno, anticaries, protector contra úlceras, colesterol y como agente vasodilatador. Hasta la fecha la mayoría de las investigaciones con arándano rojo consisten en ensayos clínicos observacionales mostrando resultados variables o ensayos preclínicos centrándose en conocer los mecanismos de acción de este producto que podrían ser relevantes para sus efectos para la salud. 18, 19,20

Autor: Alicia Justo

BIBLIOGRAFIA

  1. Fernández Alzueta, Alejando. Aplicaciones fitoterapéuticas del arándano rojo. Prevención de las infecciones del tracto urinario. (2008). Elsevier, Offarm ( Vol 27, Núm 9, páginas 71-78). Extraído de:  https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-aplicaciones-fitoterapeuticas-del-arandano-rojo–13127385
  2. Maria Victoria Garrido Conejero. Arándano Rojo. Reduca, Reduca, serie botánica 7 (2): 100-112, 2014. ISSN: 1989-3620. Extraído de: https://eprints.ucm.es/27834/1/1736-2065-1-PB.pdf
  3. Cunningham DG, Vannozzi SA, Turk R, Roderic R, O´Shea E, Brilliant K. Constituyentes fitoquímicos del arándano americano ( Vaccinium Macrocarpon) y sus beneficios para la salud. 5(1) ed. 2005:5-16.
  4. De Llano DG, Esteban-Fernández A, Sánchez-Patín F, Martín-Álvarez PJ, Moreno-Arribas MV, Bartolomé BA. Anti-Adhesive Activity of Cranberry Phenolic Compounds and Their Microbial-Derived Metabolites against Uropathogenic Escherichia coli in Bladder Epithelial Cell Cultures. Int J Mol Sci 2015 June 27;16(6):12119-12130.
  5. McKay DL, Blumberg JB. Cranberries (Vaccinium macrocarpon) and cardiovascular disease risk factors. Nutr Rev 2007 November 1;65(11):490.
  6. Apostolidis E. Potential of cranberry-based herbalsynergies for diabetes and hypertension management. Asia Pacific Journal of Clinical nutrition 2006;15:433-441
  7. Ruel G, Lapointe A, Pomerleau S et al. Evidence that cranberry juice may improve augmentation index in overweight men. Nutrition Research 2013 January;33(1):41-49
  8. Yang Y, Shi Z, Reheman A et al. Plant Food Delphinidin-3-Glucoside Significantly Inhibits Platelet Activation and Thrombosis: Novel Protective Roles against Cardiovascular Diseases. PLoS One 2012 May 18;7(5):e37323
  9. Weiss EI, Kozlovsky A, Steinberg D et al. A high molecular mass cranberry constituent reduces mutans streptococci level in saliva and inhibits in vitro adhesion to hydroxyapatite. FEMS Microbiology Letters 2004 March 1;232(1):89
  10. Gotteland M, Andrews M, Toledo M et al. Modulation of Helicobacter pylori colonization with cranberry juice and Lactobacillus johnsonii La1 in children. Nutrition 2008 May;24(5):421-426
  11. Uesawa Y, Mohri K. Effects of cranberry juice on nifedipine pharmacokinetics in rats. Journal of Pharmacy and Pharmacology 2006 August 1;58(8):1067- 1072
  12. Howell AB LMKEGN. In vivo evidence that cranberry proanthocyanidins inhibit adherence of P-fimbriated E. coli bacteria to uroepithelial cells. . FASEB Journal 2001;15:A284
  13. McKay DL, Chen C-YO, Zampariello CA, Blumberg JB. Flavonoids and phenolic acids from cranberry juice are bioavailable and bioactive in healthy older adults. Food Chemistry 2015 February 1;168:233-240.
  14. Iswaldi I, Arraez-Roman D, Gomez-Caravaca AM et al. Identification of polyphenols and their metabolites in human urine after cranberry-syrup consumption. Food Chem Toxicol 2013 May;55:484-492
  15. Shanmuganayugari D. A-type proanthocyanidins from cranberry inhibit the ability of extraintestinal pathogenic E. coli to invade gut epithelial cells and resist killing by macrophages. FASEB Journal 2013;27(637.16)
  16. De Llano DG, Esteban-Fernández A, Sánchez-Patín F, Martín-Álvarez PJ, Moreno-Arribas MV, Bartolomé BA. Anti-Adhesive Activity of Cranberry Phenolic Compounds and Their Microbial-Derived Metabolites against Uropathogenic Escherichia coli in Bladder Epithelial Cell Cultures. Int J Mol Sci 2015 June 27;16(6):12119-12130
  17. Extraído de: https://www.aemps.gob.es/informa/notasinformativas/productossanitarios/controlMercado/2018/ni-ps_23-2018-arandano-rojo/
  18. Jepson  RG, Williams  G, Craig  JC. Cranberries for preventing urinary tract infections. Cochrane Database of Systematic Reviews 2012, Issue 10. Art. No.: CD001321. DOI: 10.1002/14651858.CD001321.pub5
  19. Freire Gde C. Sao Paulo Med J. Arándanos para prevenir  infecciones del tracto urinario 2013; 131 (5): 363. doi: 10.1590 / 1516-3180.20131315T1
  20. Durham SH, Stamm PL, Eiland LS. Ann Pharmacother. Productos de arándano para la profilaxis de infecciones del tractio urinario en pacientes pediátricos. Diciembre de 2015; 49 (12): 1349-56. doi: 10.1177 / 1060028015606729. Epub 2015 Sep 23.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.