«Es La Ley, estúpido, La Ley»

  Adaptando la frase que el equipo de la campaña de Bill Clinton (Es la economía, estúpido…) colgó en todos los cuarteles del Partido Demócrata durante la campaña electoral y que le hizo ganar la presidencia frente a su oponente G. Bush, nuestros «representantes» han llenado de «post-its» sus despachos con este lema, esperando que pase el chaparrón y «las aguas», nunca mejor dicho, vuelvan a su cauce. El cauce que va del laboratorio homeopático a la boca del paciente para, obrando el milagro de la curación por la nada, dejar unas monedas en el camino.

  Abandonados por la ciencia que no les acoge en ninguno de sus apartados, incluida la física cuántica (guiño, guiño), nuestros Colegios y sus adláteres sacan a La Ley de procesión como se sacan a los santos cuando no llueve (¡vaya!, otra vez el agua). Pero no, tampoco la legislación cobija la dispensación de la homeopatía en las farmacias. El divulgador, bloguero, escéptico y abogado Fernando Frías, miembro de ARP y Círculo Escéptico, lleva años revelando que «La Ley» no permite la dispensación y venta indiscriminada de preparados homeopáticos (en FarmaCiencia nunca les llamaremos medicamentos, porque no lo son), en la situación regulatoria actual.

  Nada mejor que disfrutar con la clarísima explicación que sobre la situación legal actual que goza la «fantasía homeopática» en su última entrada para comprobarlo.

  Los miembros de FarmaCiencia lo sabemos. ¿Pueden decir lo mismo los servicios jurídicos de nuestros Colegios de Farmacéuticos? Porque con lo que les pagamos los colegiados, podrían advertir a sus Juntas del error en el que les están haciendo incurrir. Aunque utilizando un símil periodístico, dirán aquello de «que una mala ley no te estropee un buen negocio». El presidente del Consejo General, Jesús Aguilar, menciona una inexistente obligación hacia los farmacéuticos para vender productos homeopáticos y un falso amparo y cobertura legal hacia los mismos. ¿Le hará falta como al ex-presidente J.L. R. Zapatero, un Jordi Sevilla que le aconseje que lo que necesita son «dos tardes» para aprenderlo? ¿Sabe el presidente que la mayoría de preparados homeopáticos se venden en el mostrador de las farmacias con el «consejo» del farmacéutico?

  ¿Dónde se refugiarán ahora los defensores de tanto despropósito? Algún homeópata que todavía presume de ser director de algo que no existe, redacta peroratas que intentan justificar este engaño. ¿Veremos en breve a los vocales de homeopatía adoptando estas posturas (o postureo) para continuar con su sinrazón? Cabe esperar que sí. Y recordad este término «Declaración de Helsinki» que dentro de poco sorprenderá por su uso. Hay que buscar chorradas que justifiquen lo injustificable, aunque no tengan nada que ver.

  Y seguimos echando de menos la respuesta de los «laboratorios homeopáticos». Lo entrecomillamos porque tampoco nos parece serio llamar laboratorio a alguien que empapa bolitas de azúcar con agua y las envasa, poniendo etiquetas con latinajos y otorgándoles propiedades salutíferas. Al lector seguro que se le ocurre otro nombre para estos sitios.

  Cualquier empresa que recibiese tantas acusaciones y más con el nivel de facturación de los «esos homeopáticos», sacaría un tropel de abogados, notas de prensa, científicos prestigiosos con estudios impresionantes y demás acciones al uso. Aunque viendo el «éxito» del último contraataque de uno de los mayores fabricantes de «bolitas mágicas» del mundo en Marzo, donde su directora general las comparaba con la Nutella (eso si, sin avellanas, ni leche, ni cacao…), posiblemente estén siguiendo la misma estrategia de nuestros «representantes» y esperen a que pase la tormenta (¡más agua!).

  En FarmaCiencia vamos a seguir trabajando para que todo este esfuerzo y en lo que se está convirtiendo, no permita a los que dicen representarnos callar ante este escándalo y, con la estrategia del avestruz, sigan acogiendo esta falsa terapia que tanto daña a la profesión y a la sociedad.

Ha comenzado algo muy importante que cada vez cuenta con más apoyos y que va a poner a la homeopatía en su sitio: fuera de la farmacia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.