Conjuntivitis

conjuntivitis

  La conjuntivitis se define como una inflamación de la conjuntiva, la membrana mucosa que recubre la superficie interna de los parpados (conjuntiva palpebral) y la esclera anterior hasta el limbo esclerocornal (conjuntiva bulbar), sin afección corneal. (1) La conjuntiva, generalmente transparente, se torna de color rosa-rojo al estar inflamada.
  Se trata de la enfermedad ocular más frecuente, suele ser autolimitada y sin secuelas. Las conjuntivitis se puede clasificar entre infecciosas y no infecciosas. A su vez, estas pueden dividirse en bacterianas o víricas y en alérgica o no-alergicas. La prevalencia difiere en función de su etilogia, siendo por ejemplo en niños mas común la infecciosa, y siendo mas común la vírica tanto en niños como en adultos (2).
  Independientemente de su etiopatologia suelen cursar son alguno o varios siguientes síntomas:

-Ojo rojo
-Sensación de cuerpo extraño
-Fotosensibilidad
-Lagrimeo y picor

  Por otro lado, no suele cursar ni con dolor ni con perdida de visión. Aunque es difícil poder distinguir los distinto stipos de conjuntivitis, podemos observar diferencias en la síntomatología (3) como el tipo de secreción, lagrimeo, prurito, etc. 

  La conjuntivitis alérgica suele estar desencadenada por alérgenos que en contacto con el ojo producen desgranulación de mastocitos, mediado por IgE, liberando histamina y otros mediadores, siendo el picor uno de los principales síntomas en este tipo de conjuntivitis (se debe tener precaución, puesto que rascarse el ojo puede empeorar los síntomas).

  La conjuntivitis no alergia (y no infecciosa) puede estar causada por productos químicos o enfermedades sistémicas con manifestación ocular (generalmente, enfermedades inmunomediadas).

  La conjuntivitis vírica, típicamente producida por adenovirus (aunque también por herpes virus),  puede estar acompañada de infecciones de zonas cercanas como tractor respiratorio superior u otitis. Se trata de una infección muy contagiosa, y suele afectar al segundo ojo tras 24-48h de la infección del primer ojo.

  Por ultimo, la conjuntivitis bacteriana suele estar producida por Staphylococcus aureus (el mas común en adultos), Streptococcus pneumoniae y Haemophilus influenzae (4). Podemos distinguir un subtipo que seria la conjuntivites bacteriana hiperaguada, causada por Neisseria, sobretodo N. gonorrhoeae, que se transmite por contacto sexual y presenta un curso de enfermedad rápido.

Tratamiento conjuntivitis bacteriana

  A pesar de ser una enfermedad autolimitada, el uso de antibióticos tópicos disminuye el tiempo hasta la recuperación. 

  La Cochrane realizo una revisión en 2012 de los tratamientos de antibióticos tópicos, donde se localizaron 11 ECA (dos de alta calidad y el resto calsificados como calidad deficiente) que reclutaban un total de 3.673 pacientes. Los metanalisis de los datos sobre tasa de remisión clínica y microbiológica, mostraron beneficio en remisión temprana y tardia (5).

 

  Los antibióticos tópicos de elección son eritromicina y trimetoprim-polimixina B, aunque también es posible utilizar otros como fluoroquinolonas, bacitracina o cloranfenicol. En niños es preferible el uso de pomadas oftálmicas, debido a la complejidad de poder administrar las gotas oculares. En el caso de conjuntivitis en pacientes que usen lentillas, y ante el riesgo de Pseudomonas aeruginosa, se recomienda el uso preferente de fluoroquinolonas (6).
  Los corticoides tópicos no deben utilizarse de manera rutinaria en conjuntivitis bacteriana, debido a que se asocian a complicación como daño corneal o perforación (y el tratamiento crónico se asocia con glaucoma y caratas).

FITOTERAPIA

  A pesar del uso extendido de colirios a base de plantas para el tratamiento de diferentes tipos de conjuntivitis, no existen ensayos clínicos adecuados que respalden el uso de productos a base de Euphrasia officinalis (7), agua de Hammamelis o de manzanilla. Se necesitan estudios específicos en humanos que demuestren beneficios frente al simple lavado con suero fisiológico. 

Atención farmacéutica

  Cabe recalcar que todos los colirios con antibióticos y/o corticoides requieren receta médica. Ante la aparición de un ojo rojo, sospechoso de una posible conjuntivitis infecciosa, es necesario derivar al paciente a su médico para que pueda realizar un diagnostico diferencial e instaurar el tratamiento de elección en el paciente.

  Se debe hacer especial atención en medidas higiénicas ya que son útiles para eliminar contaminantes, alérgenos, reducir y prevenir infecciones.  

  Desde la farmacia  hay que insistir en un correcto uso de colirios y pomadas oftálmicas, recordando su correcta forma de administración y conservación. 

  Debe recomendarse  evitar el uso de remedios caseros como los lavados con agua y sal o con manzanilla, ya que aumentan los posibles efectos secundarios sin haber demostrado beneficio alguno. 

Autor: Pablo Selvi Sabater

 

BIBLIOGRAFÍA 

1. Peterson DW. Ojo rojo. En: Taylor RB, editor. Medicina de familia. Principios y práctica. 6.ª ed. Barcelona: Elsevier; 2003. p. 635-9.
2. Fitch CP, Rapoza PA, Owens S, et al. Epidemiology and diagnosis of acute conjunctivitis at an inner-city hospital. Ophthalmology 1989; 96:1215.
3. Martin Bun M, Carreño Freire P, Saniger Herrera JM. Conjuntivitis. FMC 209;16(2):106-10
4. Friedlaender MH. A review of the causes and treatment of bacterial and allergic conjunctivitis. Clin Ther 1995; 17:800.
5. Sheikh A, Hurwitz B, van Schayck C, McLean S, Nurmatov U. Antibióticos versus placebo para la conjuntivitis bacteriana aguda. Cochrane Database of Systematic Reviews 2012 Issue 9. Art. No.: CD001211. DOI:10.1002/14651858.CD001211
6. Jacobs DS. Conjunctivitis. In: UpToDate, Basow, DS (Ed), UpToDate, Waltham, MA, 2018

7. Paduch R, Woźniak A, Niedziela P, Rejdak R. Assessment of eyebright (euphrasia officinalis L.) extract activity in relation to human corneal cells using in vitro tests. Balkan Med J. 2014;31(1):29–36. doi:10.5152/balkanmedj.2014.8377

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.